Hoy te me has ido, ha sido esa última vez en qué nos hemos cogido de la mano, y aun así, sigo aferrándome a ti, sigo aferrándome a la vida que me acaban de quitar. 

Lo tienes dentro de ti

Puede que todo esté en ruinas pero aún queda espacio para construir todo lo que soñaste.

Tinta en los dedos

Conteniendo el derrumbe de tu mundo, resistiendo cómo el huracán que devasta tu vida se va llevando lo que creías que era todo para ti, sujetando a duras penas todo lo que construiste durante mucho tiempo, creyendo que ya no eres nada, cuando, en realidad, lo eres todo.

Piensas que la oscuridad te ha consumido y, sin embargo, tú eres todo luz, porque todo lo que necesitas para superarlo lo tienes dentro de ti, siempre lo has tenido, esa fuerza que te hace superar cualquier adversidad, ese sentimiento que te hace progresar.

Tú eres brillo, tú eres calor, tú eres alegría, no dejes que el mundo te haga dudar de todo, puede que todo esté en ruinas pero aún queda espacio para construir todo lo que soñaste, porque tus sueños no se pueden detener, sencillamente, porque alguien no haya creído en ti.

Nadie te dijo que esto sería tan difícil…

Ver la entrada original 12 palabras más

El despertar

Tinta en los dedos

Te preocupan muchas cosas, demasiadas. Crees que tu dolor es único y, lo cierto, es que no es verdad, que mucha más gente siente como tú, no eres la única persona que lo pasa mal.

El presente es el viaje que escribirás, esos escalones que te separan del lugar en el que quieres estar, tan sólo tú te puedes guiar, eres el que decide si quieres repetir errores del pasado o encontrar un futuro distinto con nuevas decisiones y riesgos.

No, no se puede tener miedo, el despertar no es malo, lo malo es no saber que los sueños se pueden realizar.

La vida se va en dos segundos, no te detengas, sigue en busca de lo que siempre has querido, intenta conservar el máximo tiempo posible a las personas que te hacen soñar, no te detengas ante el miedo, continúa adelante hasta que se disipe, como todo lo demás…

Ver la entrada original 5 palabras más

Bilogía “Persiguiendo a Silvia”

Después de haberme leído La magia de ser Sofía, podéis leer mi reseña aquí, comencé con la bilogía de Persiguiendo a Silvia de Elisabet Benavent, aunque casi todo el mundo en redes sociales la conozca como “Betacoqueta”.

persiguiendo-a-silvia-elisabet-benavent-15-libros-en-digital-D_NQ_NP_617716-MPE26123375331_102017-F

Como bien me recomendó la bloguera Cafés para el alma y sin duda, fue un acierto, ya que en apenas 14 días, desde que empezara agosto, me he leído 4 libros de Betacoqueta, entre los que destaco enormemente esta bilogía. Pues bien, para todos aquellos que hayan leído La magia de ser Sofía, he de deciros, que Sofía y Silvia no pueden ser más diferentes pero tan parecidas a la vez.

Esta historia de Silvia, apasionada a cada segundo, me daba una paz interior leyendo, que no tuve la necesidad de leer los libros en un día, sino que cada día me dejaba con ganas de más para el siguiente, del mismo modo que el amor puede ponerte la miel en los labios. Además, con la anterior bilogía sí que noté un cambio al pasar de libro, pero con Encontrando a Silvia, me encontraba como si siguiera leyendo Persiguiendo a Silvia.

Si tenemos que hablar de sus hombres en la vida, tanto Álvaro como Gabriel son dos personalidades únicas y especiales, a su manera. Si os soy sincera, al principio quería un hombre para ella, luego otro, luego volvía a cambiar y así hasta el último punto del libro. Y eso me encanta, que hasta en el último momento no sepa si se queda soltera, si se casa, si se enamora de otro hombre…

Me encantaría contaros las mil y unas historias que ocurren en el libro. Pero me niego a romper la experiencia tan maravillosa que a mí me cautivó desde el primer minuto. Así que si tenéis tiempo, desde mi humilde opinión os recomiendo esta lectura.

http://betacoqueta.com/home/libros/silvia/

Postdata: Ahora me debato, si empezar un nuevo libro de esta misma autora, o empezar otro de distintas dimensiones, ¿qué pensáis?

Atentamente, Edelsteine.

Bilogía “La magia de ser Sofía”

Aunque haya tardado un poco más de lo habitual, estoy de vuelta contándoos mi experiencia con la bilogía de La magia de ser Sofía de Elisabet Benavent, aunque casi todo el mundo en redes sociales la conozca como “Betacoqueta”.

Soy principiante con esta autora, aunque me era conocida por voz, era la primera vez que cogía un libro suyo, o mejor dicho, lo devoraba. Hacía tiempo que no tenía tiempo para mí, para leer, o simplemente hacía tiempo que había olvidado lo que era coger un libro con las mismas ganas que con las que cojo un sueño. El primero de ellos fue La magia de ser Sofía, comenzado en un noche y leído tras 6 sucesivas horas, me enganchó desde el primer momento: la personalidad de la protagonista, la delicadeza del lenguaje que hacía que proyectara la escena delante mía, fue devastadora. Siendo necesarios, dos días más para terminarlo y enamorándome por completo de Sofía, Héctor y del Alejandría.

No ocurrió lo mismo con La magia de ser nosotros, supongo que por las expectativas generadas por el primer libro. Al igual que La magia de ser Sofía, lo devoré literalmente en tres noches, este me costó una semana. La continuación no fue lo que se me hizo más pesado, sino el nudo del libro, en donde, vuelvo a citar, seguramente fuera por las expectativas generadas, en donde quería más emoción y acción. Pero el final, fue coser y cantar, enamorándome de la historia y dejándome con ganas de más.

Me encantaría contaros las mil y unas historias que ocurren en el libro: las historias del Alejandría o de la vida tan deslocada de Sofía. Pero me niego a romper la magia que a mí me cautivó desde el primer minuto. Así que si tenéis tiempo, desde mi humilde opinión os recomiendo esta lectura.

http://betacoqueta.com/home/libros/sofia/

Postdata: Ahora me debato, si empezar un nuevo libro de esta misma autora, o empezar otro de distintas dimensiones, ¿qué pensáis?

Atentamente, Edelsteine.

Esa chica

Tinta en los dedos

Mirando al espejo a veces no se reconoce. Sin duda ha llegado muy alto, más alto de lo que hubiera podido imaginar.

Le cuesta reconocerse detrás del maquillaje y no es que tenga mucho, es que parece muy distinta a lo que en realidad es.

En las revistas siempre hablan de ella y dicen mil nombres. Ella sabe que son mentiras y suspira, nadie podría imaginarse lo sola que se siente en casa por las noches, sigue siendo la misma chica tímida que cantaba por su barrio, con el pelo alborotado y ganas de soñar.

Sí, ha llegado alto pero se pasa las noches llorando, porque lo único que quería era algo bonito para su corazón y sigue sin encontrarlo.

Su sonrisa, que a tantos atraía al mismo tiempo a todos asustaba, porque la notaban lejana y es que, en el fondo, sigue enamorada de aquel chico que, tan loco…

Ver la entrada original 25 palabras más