Enseñar debería ser una pasión

Hace meses que no escribo, puede que sea por falta de ganas, de inspiración o de todo un poco, yo qué sé. Hoy vuelvo, porque escribo o exploto. Me encuentro en mi último año de carrera, nunca había empezado con tanta ilusión algo. ¡Aún me acuerdo de cuándo le decía a mis amigos lo ilusionada que estaba! Pero hoy, tres meses después no quedan ni pizca de esas ganas. Os escribo, porque necesito sacar el odio que tengo hacia gente relacionada con la universidad, dejémoslo ahí. ¿Dé que sirve esforzarse si nunca está bien lo que haces? Es lo que pregunto todos los días, dos veces por semana de 9:30 a 11:30. Enseñar debería ser una pasión, debería ser una vocación, no un simple intermediario para ganar dinero.  Me pregunto, ¿dónde están mis ganas de aprender? ¿Ese no es el objetivo de la enseñanza? ¿O acaso nos hemos perdido por el camino? Cuando te quitan las ganas de asistir a una asignatura, de ver que tu esfuerzo no sirve para nada, de ver como sueños que querías hacer se desvanecen porque no tienes fuerzas para seguir aguantando, te lo replanteas todo.  Lo único que siento es odio, pensé que ese odio se había esfumado hace tiempo, pero aquí está. Siempre me habían dicho que mis ganas de aprender nunca se irían. Pues hoy, no tengo ni ganas de seguir aprendiendo. ¿De qué sirve? Dime, ¿de qué sirve aprender si lo que haces con tanto esfuerzo te lo rompen en añicos delante tuya? Sé que será una etapa, y que en un tiempo, lo veré todo con más claridad. Qué la vida son fases y ahora estoy en una, bla bla bla. Pero cuánta gente le coge asco a asignaturas, que le apasionan solo por como la dan. Pregúntate, ¿cuántas veces has asistido a clase, has hecho todo y todo ha resultado ser en vano? Me encuentro escalando una montaña, y cada vez que doy un paso, me echan un jarro de agua fría que me hace empezar de nuevo. ¿De verdad es necesario pasar por esto para aprobar una asignatura? ¿De verdad? Porque ahora lo de “todo esfuerzo tiene su recompensa”, lo veo muy lejano. Hoy, solo me quedan las palabras para expresar lo que siento, necesito olvidarme y ponerme con otra cosa, pero no puedo.

Anuncios

Películas – Steve Jobs

El 1 de enero fui a ver la última película de Steve Jobs. No había mejor manera de empezar el año. Os hablaré un poco sobre ella, y es que soy una enamorada de Steve Jobs y Apple. Mucha gente no entenderá al genio y visionario que era. Pero lo que sí que sé, es que sin ese hombre, yo hoy no estaría donde estoy. La película se basa en 3 etapas de su vida y de la vida de Apple. Estas etapas fueron muy decisivas para el futuro, por eso la gente que no sepa nada les costará entenderla un poco, pero eso no supone ningún problema para verla. Os la recomiendo sin lugar a duda.

Os contaré algo sobre mí y es que las ciencias y yo nunca nos hemos llevado bien. Me regalaron cuando estaba en bachiller un iMac y me enamoré completamente, a partir de ahí comenzaron mis andaduras por todo un cambio en mi vida.

http://www.filmaffinity.com/es/film480342.html
Steve_Jobs-647763435-large.jpg

Vida – Steve Jobs

Tu tiempo es limitado, de modo que no lo malgastes viviendo la vida de alguien distinto. No quedes atrapado en el dogma, que es vivir como otros piensan que deberías vivir. No dejes que los ruidos de las opiniones de los demás acallen tu propia voz interior. Y, lo que es más importante, ten el coraje para hacer lo que te dicen tu corazón y tu intuición.

Cuando tenía 17 años, leí una cita que decía algo como: “Si vives cada día como si fuera el último, algún día sin duda estarás en lo cierto”. Causó una honda impresión en mí, y desde entonces, por los últimos 33 años, me he mirado en el espejo cada mañana y me pregunto: “Si hoy fuera el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?” Y si la respuesta es no por demasiados días seguidos, sé que necesito cambiar algo.

Steve Jobs