Microcuento #36 by mabm

TEJIENDO LAS PALABRAS

anno_2009_by_aquasixio Imagen de Aqua Sixio

Ella había pasado la mayor parte de su vida escribiéndole al amor, todos la tomaban por una romántica empedernida. Pero él nunca la leía. De haberlo hecho, de haberse tomado un solo minuto de su tiempo en hacerlo, en lugar de suponer que la tenía comiendo de la palma de su mano, hubiera sabido que en lugar de declararle el suyo propio, se trataba de una verdadera declaración de guerra.

Octubre 2017

Ver la entrada original

Anuncios

Carta para ti, mi mejor extraño

Tuvimos una amistad de la cual escriben libros enteros.

MUJEREOLOGIA

En toda mi vida he tenido amigos unos vinieron e hirieron otros se fueron y curaron, algunos se quedaron para siempre… Tú viniste y curaste, te fuiste y heriste, duraste el tiempo necesario para enseñarme y volverte inolvidable.

Desde que comenzamos a hablar tenía ese sentimiento que estábamos contactados de alguna manera, nos entendíamos demasiado bien y los temas de conversación al parecer nunca se acababan; tiempo después lo hicieron. Me diste la oportunidad de poder ser yo, gracias. Encajaste perfectamente en mi familia, conociste a mis abuelitos cuando aún vivían en la tierra, a mis primos, mis tías…. A mis papás quienes te llegaron a querer como un hijo más, todos te amaban.

Yo te amé sobre todo y todos.

10604571_10152902156019547_248788100541567578_o.jpg

Tengo tanto que agradecerte. Por todas las veces que me consolaste, que me hiciste reír, que me diste un consejo, que me regañaste, que viste una chickflick, que me…

Ver la entrada original 928 palabras más

Si el mundo te viera con los ojos con los que te veo yo

Si el mundo te viera con los ojos con los que te veo yo, sabría que existe el cielo con tan solo tocarte. Si te vieran como te veo, sabrían que no hay nada imposible en esta vida, que los sueños sin cumplir escasean y que solo los largos caminos son los que valen la pena. Imaginé unos ojos y ahí estabas, dulce e inocente. Por primera vez, fui libre y volé alto. Nadie me juzgó y la felicidad era mi estado de ánimo. Solía atarme a la gente, pero contigo, volaré todo lo alto que quiera, que aunque me caiga, sus brazos abiertos estarán para recogerme. Ojalá le hubiera conocido antes, ojalá… Porque seguro que me habría tirado a un océano desconocido en el primero salto. Pero hoy, soy distinta, cambié, y sin embargo, me quiere más de lo que nadie me ha querido jamás. Soy afortunada por tenerle, aunque le odie más que le quiera, él lleva consigo siempre mi amor. Ya que cada día que pasa caigo rendida a sus pies. ¿Quién dice que esto es amor? Porque a veces dudo de si es amor o no, de si lo vivido en mi anterior vida fue amor o no. Pero sé que nunca me he sentido mejor que en este instante. Y puede que sea de cobardes no abrirme a él, no dejarle entrar en este espacio que cerré con llave. Puede que eso me haga ser cobarde, pero recuerda que el día que te deje entrar, no habrá universo donde las flores se marchiten. ¡Ay, si te vieran con los ojos con los que te veo yo!