Sé que dueles (Parte III)

Aquí les dejo, el punto final de esta historia, publicada en Letras & Poesía. ¡Espero que les guste!

Anuncios

El talento y la constancia.

cat actitude.

Al talento muchas veces le hace falta la constancia para obtener buenos resultados. Las dos cosas por sí solas, pueden funcionar pero con más dificultad. Miro a mi alrededor y valoro la suerte que tengo al rodearme de personas a las que admiro, poco a poco van consiguiendo sus sueños o van encontrando qué es aquello que les gusta hacer y además se les da bien. Cuando me miro a mí misma, en el centro de ese círculo de personas, no veo nada. Me da mucho miedo no tener talento ni constancia para lograr hacer aquello que me haría feliz. No necesito grandes logros, a veces las cosas más sencillas son las que pueden llenarnos, pero tengo mucho miedo de ni siquiera encontrar esas pequeñas cosas.

En el centro de otra circunferencia estoy rodeada de sombras. Son sombras grandes que me hacen más pequeña. Intento encontrar huecos con luz y…

Ver la entrada original 243 palabras más

Un compañero, no un novio.

ser yo sin miedo

Andar con mi libertad

“Y

que la vida sea eso que transcurra mientras somos felices

Tomada de : www.mitiendadearte.com

Se me acusaba de ser una chica de pensamiento liberal y vale madres, pero en realidad, ya había vivido algunas experiencias que me hacían pensar así, merecía algo bien, algo real, que me quisieran de la manera correcta, sin obsesiones, sin reclamos y sin reglas en el sentido de no tener tapujos y no limitarme a vivir un amor pobre y falto de lo que realmente es el amor, más bien algo libre con las debidas responsabilidades, no quería ni mucho menos necesitaba un vigilante de mi persona, tampoco una fábrica de dramas, sino más bien alguien que me preguntara dónde estoy con el fin de cuidarme, y que en lugar de desperdiciar el tiempo en tonterías, fuera lo suficientemente inteligente para ocupar el tiempo en gozar conmigo de esas simples cosas que me gustan de la vida…

Ver la entrada original 431 palabras más

Quería todo rápido

Cuesta, sabía que costaba.

Blueberry

Estaba triste. Le dije que no entendía cómo podía funcionar aquello. Pensaba que tener conciencia de algo no lleva a un cambio concreto. Hay conciencia, pero el pensamiento permanece ahí, molesto, muy molesto en cada imagen mental que se va formando en nuestra cabeza. Quizá en recuerdos, quizá en voces, pero ahí está.

Sonrió, y me dijo suavemente que así funcionaba. Me miró con ternura y me explicó que cuando hay conciencia, no queda más remedio que forzarse uno mismo a no hacer aquello que tanto tiempo repetimos atrás. Nos forzamos, porque no podemos engañarnos a nosotros mismos más. Y así, un día, con el paso del tiempo, ese esfuerzo que nos ejercimos desaparece. Un día te levantas, y observas que ya no cuesta más, solo lo haces.

Cuesta, sabía que costaba. Quise preguntarle por qué costaba tanto, pero parecía que había leído mi pensamiento. No me dio una respuesta…

Ver la entrada original 121 palabras más

Ciudad solitaria

… y, no obstante, sigo sin rendirme, …

Tinta en los dedos

He salido tarde, una vez más, me he quedado más tiempo trabajando, buscando dejar todo bien hecho, de esa forma que a mí me gusta pero que parece que a casi todo el mundo no le importe.

Miro la hora y me pregunto qué estarás haciendo en este momento. Al principio creí que las cosas cambiarían pero, después, me fui dando cuenta de que no sería fácil, de que la vida no siempre responde a nuestras súplicas y deseos pero, sin embargo, no me resigné a aceptarlo.

Camino por esta ciudad solitaria, tratando de llegar a ese piso en el que nadie espera por mí y, no obstante, sigo sin rendirme, porque yo no soy de los que se rinden, porque mi forma de ser implica seguir avanzando siempre al frente, aunque no consiga nada, porque menos conseguiría si no hiciera lo que considero correcto.

Paso delante de tu portal…

Ver la entrada original 39 palabras más