Bilogía “Persiguiendo a Silvia”

Después de haberme leído La magia de ser Sofía, podéis leer mi reseña aquí, comencé con la bilogía de Persiguiendo a Silvia de Elisabet Benavent, aunque casi todo el mundo en redes sociales la conozca como “Betacoqueta”.

persiguiendo-a-silvia-elisabet-benavent-15-libros-en-digital-D_NQ_NP_617716-MPE26123375331_102017-F

Como bien me recomendó la bloguera Cafés para el alma y sin duda, fue un acierto, ya que en apenas 14 días, desde que empezara agosto, me he leído 4 libros de Betacoqueta, entre los que destaco enormemente esta bilogía. Pues bien, para todos aquellos que hayan leído La magia de ser Sofía, he de deciros, que Sofía y Silvia no pueden ser más diferentes pero tan parecidas a la vez.

Esta historia de Silvia, apasionada a cada segundo, me daba una paz interior leyendo, que no tuve la necesidad de leer los libros en un día, sino que cada día me dejaba con ganas de más para el siguiente, del mismo modo que el amor puede ponerte la miel en los labios. Además, con la anterior bilogía sí que noté un cambio al pasar de libro, pero con Encontrando a Silvia, me encontraba como si siguiera leyendo Persiguiendo a Silvia.

Si tenemos que hablar de sus hombres en la vida, tanto Álvaro como Gabriel son dos personalidades únicas y especiales, a su manera. Si os soy sincera, al principio quería un hombre para ella, luego otro, luego volvía a cambiar y así hasta el último punto del libro. Y eso me encanta, que hasta en el último momento no sepa si se queda soltera, si se casa, si se enamora de otro hombre…

Me encantaría contaros las mil y unas historias que ocurren en el libro. Pero me niego a romper la experiencia tan maravillosa que a mí me cautivó desde el primer minuto. Así que si tenéis tiempo, desde mi humilde opinión os recomiendo esta lectura.

http://betacoqueta.com/home/libros/silvia/

Postdata: Ahora me debato, si empezar un nuevo libro de esta misma autora, o empezar otro de distintas dimensiones, ¿qué pensáis?

Atentamente, Edelsteine.

Anuncios

Bilogía “La magia de ser Sofía”

Aunque haya tardado un poco más de lo habitual, estoy de vuelta contándoos mi experiencia con la bilogía de La magia de ser Sofía de Elisabet Benavent, aunque casi todo el mundo en redes sociales la conozca como “Betacoqueta”.

Soy principiante con esta autora, aunque me era conocida por voz, era la primera vez que cogía un libro suyo, o mejor dicho, lo devoraba. Hacía tiempo que no tenía tiempo para mí, para leer, o simplemente hacía tiempo que había olvidado lo que era coger un libro con las mismas ganas que con las que cojo un sueño. El primero de ellos fue La magia de ser Sofía, comenzado en un noche y leído tras 6 sucesivas horas, me enganchó desde el primer momento: la personalidad de la protagonista, la delicadeza del lenguaje que hacía que proyectara la escena delante mía, fue devastadora. Siendo necesarios, dos días más para terminarlo y enamorándome por completo de Sofía, Héctor y del Alejandría.

No ocurrió lo mismo con La magia de ser nosotros, supongo que por las expectativas generadas por el primer libro. Al igual que La magia de ser Sofía, lo devoré literalmente en tres noches, este me costó una semana. La continuación no fue lo que se me hizo más pesado, sino el nudo del libro, en donde, vuelvo a citar, seguramente fuera por las expectativas generadas, en donde quería más emoción y acción. Pero el final, fue coser y cantar, enamorándome de la historia y dejándome con ganas de más.

Me encantaría contaros las mil y unas historias que ocurren en el libro: las historias del Alejandría o de la vida tan deslocada de Sofía. Pero me niego a romper la magia que a mí me cautivó desde el primer minuto. Así que si tenéis tiempo, desde mi humilde opinión os recomiendo esta lectura.

http://betacoqueta.com/home/libros/sofia/

Postdata: Ahora me debato, si empezar un nuevo libro de esta misma autora, o empezar otro de distintas dimensiones, ¿qué pensáis?

Atentamente, Edelsteine.

“¿Sabes lo que me dijo esa noche? «Estoy diseñada para caer bien, pero no te fíes, atrapo a los tíos que me interesan y luego muestro mi verdadera personalidad. Y es horrible».

—¿Te dijo eso?

—Sí, y esa sinceridad me desarmó.”

Pasaje de: Norton, Laura. “No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas.”

“Sí, tú. Tú eres tu mayor obstáculo. Y lo has sido siempre. Y eso que la vida hasta te ha regalado una revelación china en forma de raja en el estómago para que te lances. Y ni por esas.”

Pasaje de: Norton, Laura. “No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas.”

“Ella dijo:

la esperanza es lo último que se pierde.

Pero en el camino

solo encontramos tristeza.

Ciudades, países, hoteles…

Lo fuimos perdiendo todo

sin apenas darnos cuenta.

Señales de humo,

persiguiendo quimeras.

Algún día seré yo

quien marque el rumbo.

Y ese día llegará.

Sé que llegará.”

Pasaje de: Norton, Laura. “No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas.”

“Y ahí me di cuenta de que cuando una da un paso valiente, a la vida, el destino o la suerte le da por seguirte la corriente y te facilita las cosas”

Pasaje de: Norton, Laura. “No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas.”

 —Sara, quieres superar a Aarón, quieres pasar de él, perfecto. En la vida no se puede conseguir todo, ni de lejos. ¿Y qué?

—Ya… Pero…

—Ni peros ni nada. Tú estás a un paso de coronarte a nivel profesional. ¿Lo vas a tirar por la borda porque no puedes conseguir a un chico? ¿En serio? ¿Qué eres, una niña pequeña con una rabieta porque no le han regalado todo lo que esperaba? ¿Dónde está escrito que vas de conseguir todo lo que quieres? ¿No ves que es narcisista, infantil y, sobre todo, completamente irreal? Aprovecha lo que tienes y no lo eches a perder por la frustración de no conseguir una fantasía.

Pasaje de: Norton, Laura. “No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas.”