La vida es eso que pasa mientras nosotros permanecemos despiertos en la madrugada 

Y ahí seguía ella a las tantas de la madrugada, volviendo a soñar despierta. Porque tú eras todo lo que siempre soñó, eras esa dulzura que se volvía aventura cuando más lo necesita. Eras ese cuento de hadas donde el malo siempre se enamoraba de la princesa. Pero solo fuiste eso, un cuento, y como cuento de hadas real, sabía que ese final no existiría para ella.

Cada noche te soñaba, pensando que algún día te fijarías en ella. Porque siempre fuiste esa sonrisa, que cualquier chica desearía, pero que nunca le concederías. Mañana te veré, sí, te veré, te volveré a ver en mis sueños, los únicos que me permitieron tenerte.

robson-hatsukami-morgan-178532 copia

¿Crees que lo sabes todo?

El otro día mirando a mi alrededor supe ver que ya no era la chica de antes, que ya no suspiraba igual por ti, que ya no conocía a la gente que me saludaba todas las mañanas, y que aquel lugar que años atrás había sido mi hogar de la noche a la mañana dejó de serlo.

¿Es posible que esté confundiendo la realidad con la imaginación? ¿Os ha pasado alguna vez esto? ¿Despertaros y notar que no sois vosotros? ¿Y que nada volverá a ser como antes? Lo único que quiero es que reflexiones y mires a tu alrededor, ¿crees que conoces todo de las personas que están a tu lado? ¿Crees que sabes que sus vidas son perfectas? ¿O simplemente intentan crear vidas perfectas? Ahora mírate a ti, ¿qué ves? Dime, ¿qué es lo que ves? ¿Ves a alguien que oculta su vida por miedo? ¿Qué no es capaz de afrontar los miedos que le aterran cada día? ¿Y que es la vida sino esto? ¿No es una de cal y otra de arena? ¿No es un contigo pero sin ti?

Yo precisamente me había cansado de encontrar respuestas a tales preguntas. Tales preguntas que nunca sabré contestar por mucho empeño que le ponga, tales preguntas que ni tú me sabrás contestar. Por eso decidí desaparecer ¿o era fruto de mi imaginación tal desaparición? ¿O era fruto de tu imaginación?

Desaparecí porque empecé a creer que todos los que estaban a mi alrededor mentían, que ya no distinguía la verdad de la mentira y sobretodo porque ya no sabía como existir sin tu presencia. Sabía que no era perfecta, ¡ni quería serlo! Pero sabía que las cosas podrían cambiar, simplemente les hacía falta un toque de sinceridad, cosa de la que carecía.

Con libreta en mano

Ella cogió su lápiz y dejó que sus sueños tuvieran forma de la única manera que sabía hacer, dibujando. Con cada trazo su historia comenzaba a tener sentido, fuera de ella no conseguía borrar la destrucción que a todo paso causaba.

Escribía para crear un mundo mejor, pero lo único real en esas letras era ella. Entre esas letras se sentía a gusto, como en casa, nadie la molestaba. Y sobretodo él existía en ese pequeño mundo creado por ella, en su mundo inhóspito. Y eso le bastaba cada día para cerrar la libreta y volver a sumergirse en su realidad. La realidad que cada día le robada un trozo más de vida.

photo-1456324504439-367cee3b3c32.jpeg