Cómo cambian las cosas, ¿no?

Hace un año, mi vida se caía a cachos. Daba igual que sonriera o que me vieras feliz, por dentro ocultaba la tristeza más grande que jamás habías visto en alguien. Hoy, paso revista a esa época, donde para seros sincera, escribí una de las historias más profundas de mi vida.

Aprendí a convivir con el dolor, el cual se fue desprendiendo de mí y lo conseguí. Conseguí que ese pensamiento que no me dejaba ni respirar, me dejara volver a vivir sin ayuda de pedir oxígeno.

Las etapas y las personas pasan me decías, y que los únicos que permanecemos somos nosotros mismos. Por eso te digo desde lo más sincero, que aprendas a vivir con tus defectos y virtudes como aprendí yo. Porque aunque no quieras, ellos hicieron que te comportaras así. Gracias a eso, aprendí a aceptar cada error y a motivarme cada día para nunca rendirme. Aprendí a olvidar, pero no a perdonar, porque tú fuiste la única culpable de mi desdicha. Aunque a día de hoy tenga que seguir conviviendo con ello en cada ocasión que te veo aparecer, sé que he ganado, lo veo en tus ojos, por eso mis demonios se calman y mi venganza escasea.

Te deseo lo mejor, me da igual seguir siendo la mala de la película, porque aunque parezca que carezco de ello, sigo teniendo un corazón que late, y hoy más fuerte que nunca. Además, he aprendido, que no vale la pena malgastar las energías con tus enemigos, ya que ellos mismos se acaban destruyendo.

Puedes leer el principio de la historia aquí.

Por tanto, tú serás el único que pueda juzgarme, el único que confíe en la verdad de mis palabras o en la mentira de las mismas. Por eso olvídate de mí y céntrate en ti. Puede que dentro de un mes o de un año, te escriba diciendo que estoy mejor dentro o puede que te diga que al final lo conseguiste. No lo sé. Lo único que sé, es que mi vida aprendió del dolor que me causaste y por eso hoy soy más fuerte que nunca.

Solo quiero volver a nuestro verano de hace un año que dejamos parado en aquel banco, viendo la ciudad a nuestros pies. Y ahora mismo, solo queda la ciudad y yo.

lee-key-119856.jpg

La vida es eso que pasa mientras nosotros permanecemos despiertos en la madrugada 

Y ahí seguía ella a las tantas de la madrugada, volviendo a soñar despierta. Porque tú eras todo lo que siempre soñó, eras esa dulzura que se volvía aventura cuando más lo necesita. Eras ese cuento de hadas donde el malo siempre se enamoraba de la princesa. Pero solo fuiste eso, un cuento, y como cuento de hadas real, sabía que ese final no existiría para ella.

Cada noche te soñaba, pensando que algún día te fijarías en ella. Porque siempre fuiste esa sonrisa, que cualquier chica desearía, pero que nunca le concederías. Mañana te veré, sí, te veré, te volveré a ver en mis sueños, los únicos que me permitieron tenerte.

robson-hatsukami-morgan-178532 copia

¿Tenéis esta sensación?

¡Hola queridos lectores! Hoy quería compartir con vosotros una sensación que lleva tiempo dentro de mí. Y es que, ¿no os pasa que en determinados momentos de vuestra vida no tenéis ni puñetera idea de lo que hacer, pero veis que todo el mundo lo tiene 100% claro? Pues así, es como me siento yo últimamente. Me noto como el patito feo, que no sabe cuál será su futuro o su lugar en el mundo, pero sin embargo miro a mi alrededor y me da la sensación de que todo el mundo tiene las cosas claras. Entonces me hago la pregunta de si, la gente me miente, o se calla lo que piensa. ¡Vamos, que al final la bocazas seré yo!

Aquí os dejo una encuesta que he comenzado a realizar en mi Twitter personal. Todo comentario, será bienvenido.

¡Muchas gracias y a ser felices!

Edelsteine.

De camino al infierno

Suspiraba caminando de camino al infierno, mi hora había llegado y me dirigía con paso firme. Por fin nada ni nadie me ataba. Hacía tienpo que no sabía cual era mi lugar en el mundo, pero hoy lo había encontrado y una parte de mí, respiraba con tranquilidad. Mi destino estaba al caer, al igual que mi vida. Un paso más, me decía, pero algo me agarró de la mano tan fuerte que me hizo retroceder todo lo que llevaba recorrido. Usé todas mis fuerzas para soltarme, pero no conseguía ningún resultado. Opté por saber que era lo que me impedía moverme.

Y allí le vi, con esos ojos negros como el carbon mirándome fijamente. Le pedí por favor que me soltara, pero parecía no entender mi idioma. Yo solo quería volver al infierno, allí encontraría la calma que tanto ansiaba.

Existen personas que darían su vida por ti, tu destino no es el que deseas ahora, tú destino es aquel que te espera allí abajo y debes cerrar las puertas antes de marcharte. 

Me puse a pensar, no sé a que se refería. Pensé y pensé y llegué a la temida conclusión, él seguía enamorado de mí.