La vida es eso que pasa mientras nosotros permanecemos despiertos en la madrugada 

Y ahí seguía ella a las tantas de la madrugada, volviendo a soñar despierta. Porque tú eras todo lo que siempre soñó, eras esa dulzura que se volvía aventura cuando más lo necesita. Eras ese cuento de hadas donde el malo siempre se enamoraba de la princesa. Pero solo fuiste eso, un cuento, y como cuento de hadas real, sabía que ese final no existiría para ella.

Cada noche te soñaba, pensando que algún día te fijarías en ella. Porque siempre fuiste esa sonrisa, que cualquier chica desearía, pero que nunca le concederías. Mañana te veré, sí, te veré, te volveré a ver en mis sueños, los únicos que me permitieron tenerte.

robson-hatsukami-morgan-178532 copia

¿Tenéis esta sensación?

¡Hola queridos lectores! Hoy quería compartir con vosotros una sensación que lleva tiempo dentro de mí. Y es que, ¿no os pasa que en determinados momentos de vuestra vida no tenéis ni puñetera idea de lo que hacer, pero veis que todo el mundo lo tiene 100% claro? Pues así, es como me siento yo últimamente. Me noto como el patito feo, que no sabe cuál será su futuro o su lugar en el mundo, pero sin embargo miro a mi alrededor y me da la sensación de que todo el mundo tiene las cosas claras. Entonces me hago la pregunta de si, la gente me miente, o se calla lo que piensa. ¡Vamos, que al final la bocazas seré yo!

Aquí os dejo una encuesta que he comenzado a realizar en mi Twitter personal. Todo comentario, será bienvenido.

¡Muchas gracias y a ser felices!

Edelsteine.

De camino al infierno

Suspiraba caminando de camino al infierno, mi hora había llegado y me dirigía con paso firme. Por fin nada ni nadie me ataba. Hacía tienpo que no sabía cual era mi lugar en el mundo, pero hoy lo había encontrado y una parte de mí, respiraba con tranquilidad. Mi destino estaba al caer, al igual que mi vida. Un paso más, me decía, pero algo me agarró de la mano tan fuerte que me hizo retroceder todo lo que llevaba recorrido. Usé todas mis fuerzas para soltarme, pero no conseguía ningún resultado. Opté por saber que era lo que me impedía moverme.

Y allí le vi, con esos ojos negros como el carbon mirándome fijamente. Le pedí por favor que me soltara, pero parecía no entender mi idioma. Yo solo quería volver al infierno, allí encontraría la calma que tanto ansiaba.

Existen personas que darían su vida por ti, tu destino no es el que deseas ahora, tú destino es aquel que te espera allí abajo y debes cerrar las puertas antes de marcharte. 

Me puse a pensar, no sé a que se refería. Pensé y pensé y llegué a la temida conclusión, él seguía enamorado de mí.

Flores 🌹

Llegó un instante donde aquella chica cambió, ya no sabía que ponerse para llamar la atención, llamar su atención. 

Él solo le regalaba flores que ella tejía. 

Ella solo rezaba pensando en él.

Hasta que un día esas flores fueron su mejor baza para ir al cielo, en el que dejó todo su infierno. 

Recuerdos

Recordaré aquel verano toda la vida, recordaré cada lugar que visité a tu lado y ahora vuelvo a esos lugares y ya no sé verlos sin esos ojos. Sin esos ojos que iban acompañados de esa sonrisa, esa sonrisa que iluminó hasta el rincón más oscuro de mi ser. 

Eres el recuerdo de un verano inolvidable, el recuerdo de lugares que no quiero volver a visitar sino es a tu lado. Pero el verano llega a su fin y con ello, la sorpresa del frío acentúa mis manos sobre las tuyas. Frío, exámenes y desilusión se empiezan a percibir. Pero veo mi muñeca y la veo a ella. Ella hace que el invierno sea menos frío.
Me bajé del autobús y mi mirada no se centraba, la buscaba a ella y allí estaba, ese beso y ese abrazo hicieron que los te echo de menos se esfumaran.

Entonces algo me distrajo, la alarma sonó, la primavera ya había llegado. Por un momento pensé que la distracción era su sonrisa o un abrazo inesperado, ya queda menos pensé. Y volví a mirar el reloj, nostálgico viendo como pasaba el tiempo. 

Quisiera gritar y no sabes cuánta falta me haces 

Sonreír pese a estar muriéndose, gritar pese a querer llorar. ¿Quién no ha encubierto alguna vez todos estos sentimientos bajo falsas sonrisas? ¿Bajo falsas mentiras? ¿Bajo falsas esperanzas?

¿Pero sabes qué? Llegará el día en que no puedas más, en que todo lo que guardas salga y ni siquiera puedas sonreír, porque ya no te quedarán sonrisas por las que vivir. Ni siquiera todo lo que has aprendido a ocultar te funcione. Estarás a punto de tirar la toalla, cuando aparezca él. Y con él te darás cuenta de que es el único capaz de olvidar tus traumas.

Y aquí estaremos los dos, yo intentando gritar para espantar mis demonios y tú intentando besarme para calmarme. Y no sabes lo que gritaré, lo que chillaré. No tienes ni idea de lo que sentiré cuando te bese. Y es que tus besos son la mejor droga que jamás encontré para mis demonios.

dPfjQTyJSJ2LpM7D9Yr0_Photo 15-02-2014.jpg

Quiero volver contigo

Y es que no sé como contarte lo sucedido, como contarte lo que me pasó para que me acabara alejando de ti o como decirte lo que me hiciste para terminar marchándome. Pero tengo miedo, miedo de fracasar otra vez en la vida y que tú vuelvas a verlo en primera fila y yo no sepa que excusa más ponerte. Pero es así, tuve miedo. Miedo de volver a repetir mi pasado, miedo de volver a ser vulnerable… ¡miedo de mí! Miedo de la persona que más más voy a temer en toda mi vida. Y sé que es tarde para volver, tarde para perdonar y tarde para volver conmigo.

photo-1469519711959-937a472e5d7f.jpeg

Buenos días

No sé de que manera, pero me desperté con ganas de enamorarme, con ganas de volver a sentir el amor, sabía que eso iba a ser imposible. No por él, sino por mí, porque no había conocido a persona que detestara más el amor que yo. Mi vida se podía ir a la mierda, que yo seguía sin sentir nada. Y ese era el único salvavidas que me quedaba.

photo-1420661597896-f39734924a3a.jpeg

Porque los mejores inicios son los más difíciles

No te ha pasado eso de te enamoras, te desenamoras, te vuelves a enamorar. Y entras en un círculo vicioso que solo él puede parar. Pero nos equivocamos. ¡Ay! Estamos tan confundidos. Solo nosotros podemos salir de ese círculo vicioso. A mí me costó salir de ahí, salir de ese círculo que cada vez me aprisionaba más. Pero, ¡ay que inicio! ¡ay que final!