“¿Sabes lo que me dijo esa noche? «Estoy diseñada para caer bien, pero no te fíes, atrapo a los tíos que me interesan y luego muestro mi verdadera personalidad. Y es horrible».

—¿Te dijo eso?

—Sí, y esa sinceridad me desarmó.”

Pasaje de: Norton, Laura. “No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas.”

“Sí, tú. Tú eres tu mayor obstáculo. Y lo has sido siempre. Y eso que la vida hasta te ha regalado una revelación china en forma de raja en el estómago para que te lances. Y ni por esas.”

Pasaje de: Norton, Laura. “No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas.”

“Sí, ya sabes —me explicó—, los calvinistas son los que creen que solo se complace a Dios trabajando y con mucho esfuerzo. Cuanto más sufres y más trabajas, más cerquita estás de alcanzar el cielo.”

Pasaje de: Norton, Laura. “No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas.”

“No hubo un día en concreto. Dudo que lo haya para esas cosas. No pasa de repente.

— Pero ha pasado. Ya no me quieres. Y no tuviste los huevos de decírmelo. De hecho me mentiste…

— Porque a veces no es fácil distinguir dónde acaba el amor y dónde empieza el cariño.”

Pasaje de: Norton, Laura. “No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas.”

“Vamos, que acepté que había cosas peores en la vida y que podía vivir con ella.”

Pasaje de: Norton, Laura. “No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas.”

“—¿Ves? No has roto nada importante.

Nada importante. Mi corazoncito hace trece años, mi autoestima, toda mi seguridad. Nada importante. Nada que no haya podido recomponer con mucho esfuerzo día a día, semana a semana, mes a mes. Nada que no haya podido pegar con el Loctite más poderoso que existe: el tiempo, el trabajo y el esfuerzo.”

Fragmento de: Laura Norton. “No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas”.

“Ya. Si tampoco estaba en mis planes. Pero cuando las cosas suceden tampoco te vas a negar a que sucedan solo porque no las tenías planeadas, ¿no? Sería supertriste.”

Pasaje de: Norton, Laura. “No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas.”

“Volvía a ser la de antes, aunque con una raja de lado a lado del estomago. Y también con más ganas de vivir que nunca.”

Pasaje de: Norton, Laura. “No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas.”