Y me completaste, con pinceles, con tus dedos, con tus besos en mi piel… ¿hay algo más increíble que alguien te haga sentir arte? Yo no sabía ni quién era y tú ya te habías fijado en todos mis trazos. “Ese lienzo es mío”, me decías siempre. Cómo no voy a ser tuya si te sumergiste en mí como ya nadie lo hacía en aguas desconocidas.

4 comentarios sobre “

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s