Y me completaste, con pinceles, con tus dedos, con tus besos en mi piel… ¿hay algo más increíble que alguien te haga sentir arte? Yo no sabía ni quién era y tú ya te habías fijado en todos mis trazos. “Ese lienzo es mío”, me decías siempre. Cómo no voy a ser tuya si te … Continuar leyendo