De camino al infierno

Suspiraba caminando de camino al infierno, mi hora había llegado y me dirigía con paso firme. Por fin nada ni nadie me ataba. Hacía tienpo que no sabía cual era mi lugar en el mundo, pero hoy lo había encontrado y una parte de mí, respiraba con tranquilidad. Mi destino estaba al caer, al igual que mi vida. Un paso más, me decía, pero algo me agarró de la mano tan fuerte que me hizo retroceder todo lo que llevaba recorrido. Usé todas mis fuerzas para soltarme, pero no conseguía ningún resultado. Opté por saber que era lo que me impedía moverme.

Y allí le vi, con esos ojos negros como el carbon mirándome fijamente. Le pedí por favor que me soltara, pero parecía no entender mi idioma. Yo solo quería volver al infierno, allí encontraría la calma que tanto ansiaba.

Existen personas que darían su vida por ti, tu destino no es el que deseas ahora, tú destino es aquel que te espera allí abajo y debes cerrar las puertas antes de marcharte. 

Me puse a pensar, no sé a que se refería. Pensé y pensé y llegué a la temida conclusión, él seguía enamorado de mí.

Anuncios

Un comentario sobre “De camino al infierno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s