Quisiera gritar y no sabes cuánta falta me haces 

Sonreír pese a estar muriéndose, gritar pese a querer llorar. ¿Quién no ha encubierto alguna vez todos estos sentimientos bajo falsas sonrisas? ¿Bajo falsas mentiras? ¿Bajo falsas esperanzas?

¿Pero sabes qué? Llegará el día en que no puedas más, en que todo lo que guardas salga y ni siquiera puedas sonreír, porque ya no te quedarán sonrisas por las que vivir. Ni siquiera todo lo que has aprendido a ocultar te funcione. Estarás a punto de tirar la toalla, cuando aparezca él. Y con él te darás cuenta de que es el único capaz de olvidar tus traumas.

Y aquí estaremos los dos, yo intentando gritar para espantar mis demonios y tú intentando besarme para calmarme. Y no sabes lo que gritaré, lo que chillaré. No tienes ni idea de lo que sentiré cuando te bese. Y es que tus besos son la mejor droga que jamás encontré para mis demonios.

dPfjQTyJSJ2LpM7D9Yr0_Photo 15-02-2014.jpg

¿Hacia dónde mirar?

Hay momentos en la vida en que decides si mirar hacia atrás o hacia delante. Yo siempre he sido de mirar hacia delante, pero hoy todo lo que he callado durante años ha explotado y ya no puedo mirar hacia delante, tampoco hacia detrás. Pues nada de lo que tenía tengo ahora. Ojalá todo hubiera sido distinto, ojalá… Pero culpasteis a alguien inocente y aquí está su sentencia. Aquí dejo mi muerte escrita entre estas líneas. Porque es la única salida que veo si quiero seguir mirando hacia delante.

43e39040.jpeg

“Ella dijo:

la esperanza es lo último que se pierde.

Pero en el camino

solo encontramos tristeza.

Ciudades, países, hoteles…

Lo fuimos perdiendo todo

sin apenas darnos cuenta.

Señales de humo,

persiguiendo quimeras.

Algún día seré yo

quien marque el rumbo.

Y ese día llegará.

Sé que llegará.”

Pasaje de: Norton, Laura. “No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas.”

Aquí te espero (Parte I)

¡Espero que os guste!

Letras & Poesía

Ella se levantó como cada mañana, dispuesta a comerse el mundo. Algo le decía que hoy iba a ser un gran día en su vida, lo presentía, pero como siempre, fue la misma mierda de rutina. Se propuso que ya era hora de cambiar su vida. ¡Necesitaba cambiar su vida! Sobretodo deseaba volver a enamorarse, pero sus fracasos del pasado no ayudaban mucho para volver hacerlo. Un día sin más, se puso a ver vuelos de avión, quería salir de España, quería ver mundo, quería enamorarse, quería descubrir lugares inimaginables y sin saber como acabó encontrando todo lo que ansiaba. No sabe como, pero terminó comprando un vuelo para Verona. Siempre había soñado con ir a Italia, comer pizza, recorrer La Toscana en su Fiat 500 rojo descapotable, por algo se lo había comprado. Lo que ella desconocía es que en ese viaje su vida tomaría un rumbo que ni…

Ver la entrada original 893 palabras más