Porque los mejores inicios son los más difíciles

No te ha pasado eso de te enamoras, te desenamoras, te vuelves a enamorar. Y entras en un círculo vicioso que solo él puede parar. Pero nos equivocamos. ¡Ay! Estamos tan confundidos. Solo nosotros podemos salir de ese círculo vicioso. A mí me costó salir de ahí, salir de ese círculo que cada vez me aprisionaba más. Pero, ¡ay que inicio! ¡ay que final!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s