Entraste por la puerta, como si de tu casa te tratara. Me hacías abrir de piernas como si de tu hogar se tratara. El problema es que nada de eso era tu casa. Y yo, yo te dejaba vía libre siempre que querías. Por eso mismo me perdí, por eso mismo dejé que nadie volviera a entrar en mi vida.

Anuncios

4 comentarios sobre “

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s