A veces las apariencias engañan

Estaba en el sofá tumbada como de costumbre, en la tele ponían la película de 50 sombras de Grey. ¡Aún recuerdo cuando fui al cine a verla! Me estaba empezando a dormir, cuando de repente alguien aporreó fuertemente la puerta. Me asusté, opté por no abrir, pero la persona que había fuera insistía. Conforme me levantaba del sofá oí unos gritos.

¡Abra la puerta por favor! ¡Sé que hay alguien ahí! – escuchaba miedo e ira en esa voz, cada vez tenía más miedo y no sabía si estaba haciendo bien en abrir la puerta o no. Quizá debí estarme quieta, pero ya era demasiado tarde, la curiosidad pudo conmigo. – Gracias por abrir.

De repente alguien entró corriendo en mi casa, me golpeó sin querer y yo caí al suelo. No recuerdo como, pero lo primero que vi cuando me desperté fue que estaba en el sofá, del que nunca tuve que haberme levantado, atada de manos y pies.

Cuando me vi en la situación que estaba y noté que alguien por detrás se estaba acercando forcejeé, pero era inútil. Opté por dejar de moverme, debía conservar fuerzas.

Hola. – me dijo un joven que se sentó a mi lado.

Tuve que poner una cara extraña, porque el joven al verme se asustó. Pero su compostura seguía igual, no parecía la misma persona que hacía unas horas había estado golpeando mi puerta.

Toma, te he traído agua, después del golpe, estarás deshidratada.

No entendía nada. ¿Por qué coño abrí la puerta? ¿Qué quería de mí?

Puedes estar tranquila, no pienso matarte, ni torturarte, ni nada de lo que se esté pasando por esa cabeza.

No sabía que pensar, por un lado me sentía aliviada pero por el otro…. ¿Qué quería de mí? ¿Qué pintaba yo en todo esto? Creo que era hora de gesticular alguna palabra.

¿Quién eres? – dije mientras intentaba no aparentar que estaba asustada.

¡Por fin hablas! ¡Pensé que eras muda! Soy… mejor que no sepas mi nombre. Cuánta menos información conozcas de mí mejor, es por tu seguridad. – ¿Seguridad? Me miré de arriba abajo y él vio que no había escogido la mejor palabra para controlar la situación. Aunque a ser verdad, si que conocía su nombre. Sabía quién era mejor de lo que él se conocía.- Me perseguían unas personas malas, dígamoslo así, vi desde fuera la luz de tu casa encendida, así que sabía que eras la última oportunidad que tenía para salvar mi vida. Así que gracias.

Seguía sin comprender nada, me había dejado con la misma incógnita, pero algo me decía que su vida también era una incógnita para él.

Lo vi levantarse del sofá, del que nunca debí levantarme, cosa no hacía más que repetirme. Pero por primera vez en mi vida, tenía la adrenalina en mi cuerpo. Sentía algo inexplicable y tenía que ver con él, con ese joven… Me puse a mirarlo fijamente. Le vi un tatuaje en el muslo, hasta ese momento no me había percatado de que estaba en calzoncillos. Creo que se dio cuenta de que le estaba mirando y se puso colorado.

Siento no llevar pantalones, los he puesto en la lavadora, tenía que quitar los restos de sangre. Espero que no te importe.

¿Sangre?

Ya te he dicho que cuánta menos información tengas de mí mejor. – eso era lo quería que él creyera.

Era inútil comprender que hacía un desconocido en mi casa, era inútil saber que hacía yo ahí, era inútil intentar entender porque todo esto me resultaba excitante.

Así que seguí observándolo detenidamente. Después de ver ese tatuaje de una serpiente enrollada a ese muslo, muy poco favorecedor para mí gusto, lo que más resaltaba era que llevaba una camisa blanca impecable y claro con el moreno que tenía de piel. Me moría de ganas por saber lo que ocultaba esa camisa. ¿Pero en qué estaba pensando? Yo aquí atada y solo pensando en querer quitarle la ropa. Como vi que no se percataba de mi introspección hacia su persona, le miré a los ojos, tenía un color verde intenso, jamás había visto unos ojos tan expresivos como esos. Sus labios eran rosados, ¿a qué tendrían que saber? Tenía unas facciones perfectas, podría haber sido modelo si él hubiera querido. ¿Pero quién me decía a mí que no lo era? Su pelo era negro como el carbón, lo llevaba corto, supongo que para correr y entrar en casa ajenas.

Sonreía, así que inmediatamente me puse a sonreír. No era el plan de domingo que esperaba, pero era mejor que cualquier otro, porque estaba él.

¿Me prometes que si te desato no te irás corriendo ni llamarás a la policía? 

Vale. – dije no muy segura. – Gracias, qué cómodo es estar libre. ¿Quién eres?

Te he dicho que cuanta menos información tengas de mí mejor. – resopló. – ¿De verdad quieres ponerte en peligro?

Solo quiero saber quien eres, nada más. Eso no me pondrá en peligro. La gente que va por la calle sabe quien eres por como andas, por como miras, por como respiras. Solo dime algo más de ti.

Eres extraña, pero me resultas conocida. Bueno… – le vi que no tenía ganas de contestar a esa pregunta, pero esa era la única opción que le quedaba. Me levante del sofá y cogí el teléfono, él vino corriendo hacia mí y me lo quitó. – Vale, ¿qué quieres saber?

¿Por qué te perseguían? ¿Qué hacías con sangre en los pantalones? ¿Qué quieres de mí? – había miles preguntas en mi cabeza, pero solo se me ocurrían esas.

Soy ingeniero, y estaba en mi casa cuando unos asaltantes entraron a quitarme unos planos de una central nuclear que tengo. Cogí los planos, ahí los tienes. – vi que estaban encima de la mesa, por ahora íbamos bien – Salí corriendo con todo lo que pude, pero antes de salir maté a uno, por eso la sangre en mis pantalones. ¿Y qué quiero de ti? Esa respuesta créeme que aún sigo sin saber responderla.

Yo si sabía lo que hacía en mi casa, yo si sabía lo que iba a pasar.

¿Y tú? ¿Por qué intentas aparentar miedo cuando en realidad parece que has vivido con esto toda tu vida?

A veces las apariencias engañan. – me habían contratado para hacer algo, pero estaba empezando a dudar de mí misma. No sabía que hacer, sino hacía nada me mataban y si lo hacía le mataban a él. – No debiste llamar a la puerta, no debiste contarme eso y no debiste desatarme.

¿Por qué?

Trabajo con los que asaltaron tu casa, que yo estuviera despierta, que llamaras a la puerta, que pasara todo lo que ha pasado, estaba planeado. Te he dicho que las apariencias engañan. Si que es verdad que tengo miedo, pero no de ti, de mí. De no poder hacer el trabajo, de que algo me está impidiendo matarte,  y nunca antes me había pasado eso. Soy implacable.

Salió corriendo del sofá, pero me dio tiempo a cogerlo del brazo, se dio cuenta de que tenía más fuerza de la que pensaba. Nos caímos los dos al suelo. Mi cabeza golpeó contra el suelo y vi que salía sangre de ella. Le vi asustado.

Tranquilo, puedes irte, es lo que haría yo. No me va a pasar nada. – me cogió en brazos y me puso en el sofá, me di cuenta de que no se merecía sufrir más. Sus ojos mostraban pena.

Caí inconsciente, cuando me desperté, ahí estaba él.

No pienso irme a ningún lado. ¿Cómo estas? – no me había quitado la vista de encima.

Bien, gracias. Puedes irte. Diré que he fracasado en mi trabajo, que me golpeaste al entrar y que quedé inconsciente y cuando me desperté te habías ido.

No, no me iré sin ti. Sé que detrás de todo eso que escondes, está una mujer que arde en deseos de conocer otra vida que no sea esa, y yo, yo quiero que la conozcas.

¿Sólo me conocía de hace unas horas? Comenzaba a dudar de que no.

Me levanté del sofá, intentando acercarme él, pero me lo impidió, así que tiré de él sobre mí y le besé. El joven al que estaba besando era él, era él mismo que hacía 15 años le había dicho que volviera a por mí. Se levantó sobre mí con una cara…

¿Tan mal beso?

Esos labios… esos labios los he besado antes. A ver no digo hace poco, sino hace muchos años, me traen un recuerdo “especial” y “amargo”.

Sonreí, se acordaba. Pero decidí que no debía contarle que le había estado esperando toda mi vida, que tenía planeado también ese momento.

He estado 15 años esperando que me dijeras eso. – sin querer lo dije en voz alta.

Nos fundimos en un beso, hacía tiempo que no me sentía así o que nadie me hacía sentir así. Vi como sus manos subían hasta quitarme el pijama, yo comencé a desabrocharle la camisa. Me cogió en brazos y nos fuimos a mi habitación. Me dejó tumbada en la cama, comenzó acercarse a mí y me susurró al oído.

– No son 15 años, son 12 años los que llevo esperando esto. Los que he estado esperando para tocar esa puerta. – sonreí con cada músculo de mi cuerpo. Lo sabía, sabía quien era yo desde el inicio.

La noche pasó, y el calor aumentó. Solo notaba sus labios, sus besos, sus manos en mí… Me había olvidado que me habían ordenado matarle, pero lo único que quería hacer era matarle a polvos. No sé que hora sería, lo que quería era que no terminara nunca. Mi vida había dado un giro de 180 grados y era hora de empezar a vivir. Me levanté de la cama sin hacer ruido.

¿A donde vas? – me dijo con esa mirada que traspasaba la oscuridad.

A ningún sitio. – mentí.

Bueno, 12 años me ha costado recuperarte y ten por seguro que pienso atarte solo para que seas mía. Puede ser que tú lo tuvieras planeado, que yo lo tuviera planeado o que el destino lo tuviera planeado. 

Esa idea me gusta. ¿Qué te parece si empezamos ahora?

Ya te dije que eras la última oportunidad que tenía para salvar mi vida.

Anuncios

15 comentarios sobre “A veces las apariencias engañan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s