Esa es la verdad

tumblr_n1czmckZuD1s16t6ho1_r1_500.gif

Anuncios

E

Extraño

Extraño: Dicho de una persona o de una cosa: Que es ajena a la naturaleza o condición de otra de la cual forma parte.

http://dle.rae.es/?id=HOz2OKr

Después de tanto vivido juntos, hoy acabas de convertirte en un extraño para mí. Y mañana comenzaré siendo la extraña de alguien.

¿Cuál es tu palabra con la letra E?

Aquí estaré (Final 3)

https://edelsteineblog.wordpress.com/2016/02/18/aqui-estare/

[…]

Lo siento. – lo dijo mientras me besaba.

Me largo, no es nuestro momento, ni nuestra hora ni lugar, para estar aquí. Debo marcharme y enamorarme de alguien que no seas tú, por ejemplo de mí. – dije muy segura de mí misma.

Estaba cogida de su mano, esas manos de las que poco a poco se iban desprendiendo de mí.

Yo también debo irme, traes la duda a mi alrededor. No te quiero, nunca lo hice, lo que hice fue el tonto contigo, ya ni te echo de menos. – esas palabras sonaron dentro de mí igual que una bala entrando en mi cuerpo.

Me fui, no fui capaz de seguir mirándole a los ojos, de seguir creyéndole. No sabía si mentía o no, ya no sabía nada, por eso me marché sin mirar atrás. Él hizo lo mismo, sabía que lo mejor era que estuviéramos separados, por eso no intentó pararme los pies.

El tiempo pasó, y cada uno hacía su vida, lleva meses sin hablar con él y aún seguía pensando en él, aún seguía siendo un pilar estable en mi vida que estaba intentando derribar día tras día. Tuve que comenzar de nuevo, hice un reset a toda mi vida, pero sobretodo a él. Un día casi recaigo, me moría por saber de él pero tenía que superar esto sin él.

Pasaron los días y la calma volvió a su lugar. Sabía que el tiempo era el único destino que me esperaba. Y entonces llegó, me enamoré, y no era de él. No sé ni como ni cuando, pero alguien apareció de la nada y consiguió conquistarme. No entraré en lo que pasó, pero después de año y medio lo dejamos por mutuo acuerdo. Simplemente creo, que todavía no estaba preparada para el amor verdadero, para dejarme querer.

Un día paseando me encontré, me lo encontré… No podía dar crédito, llevaba años sin verle y ahí estaba más guapo que nunca, con sus amigos y amiguillas. Parecía que la cosa no había cambiado con el paso de los años. No quería saludarle, pero parece que él también me vio, vi como venía hacía mí, noté como el corazón me latía cada vez más deprisa. ¿Cómo era posible que sintiera esto por él o que me esto me estuviera pasando? ¡Hacía 5 años ya!

Hola. – dijo él.

Hola. – dije por la voz pequeña.

¿Cuánto tiempo no?

Parecíamos dos extraños hablando, parecíamos personas sin ninguna conexión.

– Me están esperando. Tengo prisa. – le dije. Quería irme lo antes posible de allí, pero no le mentí tenía prisa y ya llegaba tarde.

¿Te parece que quedemos mañana a las 8 donde siempre? – me dijo apresurándose antes de que me marchara.

Vale. – me fui, le había dicho que sí. ¿Es que todo este tiempo no me había servido de nada?

El día se me hizo eterno, estaba deseando que llegaran las 8. Parecía una niña chica la noche antes de reyes. No podía creer lo que me estaba pasando. Pero tenía que descubrirlo.

Llego la hora, el día y el momento.

Buenas, estás guapo como siempre.

Gracias, tú no. – me dijo sonriendo.

¿Nos sentamos? ¿Qué te apetece tomar? – tomé la iniciativa, quería terminar cuanto antes todo esto. – Dos cervezas, por favor.

¿Por lo que veo has cambiado? – me dijo interesándose en mí, o al menos aparentándolo.

Bueno, han pasado 5 años, la gente suele cambiar con el tiempo. Además acabo de salir de una relación y estoy disfrutando de mi soltería. ¿Y a ti como te va la vida?

Vaya, lo siento. Pues a mí, muy bien, lo dejé con esa chica… – sabía de la chica que hablaba y él me lo vio en la cara – y ahora estoy conociendo a una chica y genial. – la historia se volvía a repetir, necesitaba salir de allí.

Me alegro que te vaya todo bien, te lo mereces. – no sabía que decirle, simplemente necesitaba huir.

¿Como era posible que después de 5 años sintiera esto? Me bebí la cerveza de un trago y me fui. Vi como no se movía, pero le vi pagar la cuenta y salir detrás mía. Fuera llovía, pero me daba igual, las lágrimas eran mi salvavidas.

¿Adonde vas? – me dijo sin entender nada.

Lejos de ti.

¿Otra vez? Nunca debí alejarte de mi vida, nunca debí que aquello acabar así. Sé que no era nuestro momento, pero siempre pensé que te quería en mi vida. Pero no podía hacerte más daño de lo que te estaba haciendo. Debías ver que no te quería, quería que me odiaras y lo único que hacías era quererme más y más. Por eso lo hice, fui así para que no sufrieras más, porque no íbamos a estar juntos.

Lo entiendo. – dije con voz seca y cortante.

¿Qué es lo que quieres? – me dijo mirándome a los ojos fijamente.

A ti. – espera, ¿yo acababa de decir eso?

A mí no me puedes tener y lo sabes. Estoy conociendo a alguien, y no quiero ser un cabrón. – seguía sin querer creerme esas palabras.

Lo sé… No tienes que decir nada, lo sé muy bien. ¿Sabes? Siempre pensé que algún  día nos encontraríamos, pero no de esta manera. 

¿Te apetece que nos conozcamos ahora más? – no sabía si creer o no, lo que me acababa de soltar – Te dije que estaba conociendo a alguien, y cuando veo algo lo consigo. Y desde que te vi hace 6-7 años por aquella puerta no he dejado de conocerte. Sí que es verdad que todo lo que hice era lo que sentía, y me siento culpable por como lo hice. Pero quiero ver si ahora, es el lugar y el momento que el destino nos tenía preparado. – no sé porqué pero le creía.

Le besé, y me di cuenta de que esos sentimientos que tenía no se habían ido, sino que los había ocultado dentro de mí. Después de tanto tiempo, seguía queriéndolo más que el primer día.