Y como otra noche más

Y como otra noche más, ella cerraba las persianas para dormir, para que nadie pudiera entrar en su inhóspita habitación, pero siempre se olvidaba de algo, de lo más importante que pasaba desapercibido.

Debía cerrar su interior para que sus demonios no salieran. ¿De que servía cerrar por fuera si el peligro estaba en su interior?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s